Mi Pueblo
Libros

Alfonso Gordaliza Ramos jura como alcalde de Villafrades de Campos ante la corporación municipal y un grupo de vecinos agradecidos

El pueblo celebra el comienzo de la que será la sexta legislatura de nuestro alcalde

Villafrades de Campos, 22 de Abril 2019

A las 13:00 de la tarde del sábado 15 de junio, unos cuantos vecinos y allegados nos encontrábamos para ser testigos de la toma de posesión del alcalde y la corporación municipal. En un ambiente entre solemne y festivo, no faltaban niños en la pequeña sala que convirtieran el evento en algo de verdad, real, con gente.

Entraron los concejales electos y ocuparon sus escaños. La secretaria del ayuntamiento comenzó dando lectura al acta de resultados electorales, para continuar con la constitución de la mesa de edad, formada por los representantes de mayor y menor edad. Seguidamente asistimos al acto de prestación de juramento de nuestros representantes, y así, uno a uno, juraron Alfonso Gordaliza Ramos, José Carlos Rodríguez Riol y Francisco Javier Sánchez Villada; para nosotros Alfonso, José Carlos y Javi.

"Juro, por mi conciencia y honor, cumplir fielmente las obligaciones del cargo de concejal con lealtad al Rey, y guardar y hacer guardar la Constitución como Norma Fundamental del Estado".

Acto seguido se procedió a la elección del alcalde por parte de los concejales de la corporación, por unanimidad, en Alfonso Gordaliza. Algunos entusiastas testigos querían votar también, a mano alzada por Alfonso.

Alfonso juró su cargo de alcalde y Javier le hizo entrega del bastón de mando. Todos los presentes comenzaron a aplaudir a la corporación al completo, no en vano llevan mucho tiempo prestando un servicio generoso e invaluable a nuestro pueblo. Alfonso lleva ya 20 años como alcalde, haciendo gala de moderación, inteligencia y energía de las que tanto nos hemos beneficiado.

Villafrades es un pueblo con suerte. A pesar de las muchas dificultades que se nos presentan cada año, hemos logrado mantener muchas de las cosas que realmente nos importan, nuestra danza, nuestras tradiciones, y gente como Alfonso que entrega su tiempo y su ilusión para el beneficio de todos.

Tras recibir el bastón de mando, Alfonso se dirigió a los presentes con un discurso con el que se emocionaba y nos emocionaba a todos. Una versión del cuento de la lechera que puede tener otro final, dónde el cántaro de las ilusiones no se rompe.

Este fue el discurso que nos regaló nuestro alcalde. Enhorabuena de corazón

Discurso de investidura como alcalde

Alfonso Gordaliza Ramos, Alcalde de Villafrades de Campos. Villafrades de Campos, 15 de Junio 2019

Quiero comenzar este discurso agradeciendo a mi familia el apoyo, el cariño y también la paciencia que han tenido para conmigo en todos estos años; se lo agradezco tanto a los que están como a los que se nos han ido.

A continuación, agradezco a ustedes su presencia, lo que demuestra su compromiso con este pueblo, Villafrades, su interés por los asuntos municipales y su apoyo a la Corporación recién constituida.

Continúo agradeciendo también a los vecinos y electores, en nombre mío y de toda la Corporación, el apoyo masivo recibido, ya que todos los votos emitidos, en torno al 90% del censo, fueron para los miembros de la candidatura que encabezaba este alcalde. Como saben ustedes, solo hubo un voto nulo, porque una persona se pasó de entusiasmo y marcó tres cruces en vez de dos, que era lo que se podía; pero nos quería votar también.

Después de 20 años, y aunque la canción diga "que veinte años no es nada, .", fíjense si "veinte años es algo", que más de la mitad de las personas que votaron aquella primera vez que yo me presenté ya no están con nosotros, entre ellos mis padres, los padres de mi mujer, mi tío José María, y tantos y tantos vecinos; en particular quiero tener un recuerdo emocionado para mi tío José María, que tantos servicios prestó con gran generosidad a este Ayuntamiento. Quiero tener un recuerdo muy cariñoso para todos ellos.

Como iba a decir, después de veinte años, estoy más orgulloso e ilusionado que nunca con aceptar el reto de renovar una legislatura más mi compromiso con todos ustedes y con este pueblo, pueblo en el que nací y en el que tengo mis raíces.

Probablemente algunos de ustedes se acuerden que aquel día como hoy de 1999, en el que tomé posesión por primera vez como alcalde de este municipio, les dije que yo era de Villafrades como todos ustedes y que, igual que les pasa a ustedes, a mí tampoco me gustaba el cuento de "la lechera". Y no nos gusta el cuento de la lechera porque acaba mal, con el cántaro de la leche y de las ilusiones roto en mil pedazos y la leche derramada por el suelo. A los de este pueblo no nos gusta hacer castillos en el aire, nos gusta ir, como dicen ahora en el argot futbolístico, "partido a partido", con un objetivo claro en el horizonte, pero con pasos cautos para no tropezar y que no se nos rompa el cántaro de la leche y de las ilusiones.

Pero miren ustedes por dónde, el cuento de la lechera, que no nos gusta nada, en el caso de este Ayuntamiento y este municipio se está cumpliendo en estos veinte años, pero con un desarrollo feliz hasta la fecha, al menos ese es mi criterio, es decir, sin romperse el cántaro . por el momento.

Permítanme una metáfora, aprovechando esta alusión al cuento de la lechera, para explicarles mi visión de lo que ha ocurrido en estos años, veinte años ya, en Villafrades.

Este humilde alcalde, en esta metáfora, es como la pobre lechera del cuento. Este alcalde heredó un pueblo con un Ayuntamiento con muchas carencias y dificultades, como la pobre lechera. Y no estoy haciendo un reproche a ninguna de las corporaciones democráticas anteriores, a las que tengo la máxima consideración y respeto, ya que ellos también heredaron un municipio con un atraso notable en multitud de materias, atraso secular cuyos orígenes no tenemos derecho a juzgar ahora nosotros, ni vamos a hacerlo.

Este pueblo no tenía casa consistorial, que se cayó el año que yo nací, por la última riada; no tenía pavimento en la mitad de las calles; ni agua suficiente en el verano, que tenían que venir los bomberos a auxiliarnos; ni unos locales sociales dignos ni instalaciones deportivas a la altura del siglo que iba a empezar, que era el siglo XXI; ni siquiera un camino del cementerio al que pudiéramos ir a enterrar a nuestros muertos sin atollarnos en el barro, y un largo etcétera de carencias.

Pero este humilde alcalde, y la corporación que le acompañaba, tenía en sus manos un cántaro lleno de leche en forma de ilusión y ganas de trabajar, de proyectos e iniciativas para mejorar el municipio, de apoyo masivo de los vecinos, y un Ayuntamiento por lo menos saneado en lo económico, sin deudas y con una pequeña hucha de tres millones de pesetas de la época.

Y el cuento siguió adelante y, en el mercado de la primera legislatura, la leche se cambió por unos huevos, unos huevos que vinieron en forma de casa consistorial, que ahora disfrutamos, de telecentro, pionero en toda la comarca y la provincia, de calles pavimentadas, de obras de mejora en la iglesia, de un nuevo parque infantil, de accesos seguros desde la carretera nacional 610, de caminos arreglados, de contratación de peones en el verano por primera vez en este municipio, y un largo etcétera de mejoras e iniciativas.

Los huevos de la primera legislatura se incubaron y dieron pollos y gallinas en la segunda, como la lechera pensaba que iba a pasar; y esos pollos y gallinas llegaron en forma de una pista polideportiva; de una gran reforma en el Sindicato; de más calles pavimentadas; de más mejoras para la iglesia; de la inclusión de este municipio en la red de distribución de agua comarcal, a iniciativa de este alcalde, que convenció a los que promovían la obra de que no podía ser un proyecto solo para Villalón, sino que tenía que ser para toda la comarca; de la incorporación al proyecto de reconcentración parcelaria y regadío, que estuvo a punto de pasar de largo en este municipio, y así sucesivamente.

Y los pollos y gallinas se cambiaron por un lechón en la tercera, en forma de una circunvalación y un muro de contención para el río, de más mejoras en la iglesia, de restauración de retablos, de más pavimentaciones, de locales municipales para peñas y asociaciones, y un largo etcétera.

Y el lechón engordó y lo cambiamos por una ternera en la cuarta legislatura; y esa ternera llegó en forma de un parque biosaludable, de más pavimentaciones, de acondicionamiento de espacios públicos, de monumentos conmemorativos, de más inversiones en la iglesia, y un largo etcétera.

Y la ternera creció y engordó y comenzó a dar leche en la quinta legislatura, y daba mucha leche y de gran calidad; y la leche llegó en forma de local municipal polivalente, de más locales para peñas y asociaciones, nuevas mejoras de los locales sociales de El Sindicato, mejoras en el alumbrado público, más mejoras en la iglesia, en particular las campanas, de las que me siento tan orgulloso, de dotaciones informáticas en el consultorio médico para recetas e historias clínicas electrónicas, y un largo etcétera de proyectos e intervenciones.

Y siempre con la prudencia, la cautela y la humildad de mirar bien por donde pisa la pobre lechera, para no tropezar y para que no se rompa el cántaro de la leche y de la ilusión.

También ha habido problemas en estos veinte años, no vamos a engañarnos. Cómo no va a haber problemas de vez en cuando. Quién no tiene alguna vez problemas en su vida, en su casa, en su trabajo y en su profesión, . Pues este Ayuntamiento, esa vaca lustrosa y productiva que daba tanta leche, volviendo a la metáfora, resulta que a veces también está un poco enferma, normalmente poco más que un catarro, algunas veces algún problema un poco más serio, .

Queridos amigos y vecinos, en este año 2019, después de estos veinte años de lucha y de trabajo incesante por este pueblo, acompañado siempre por colaboradores leales e incansables, como lo son Javi y José Carlos en esta legislatura y en estos últimos años; después de recibir tantas satisfacciones y tanto cariño y apoyo de tanta gente, de todos vosotros, todos ustedes, ustedes saben de sobra que esta corporación que acaba de jurar el cargo, y este alcalde, hace unos meses y ya desde hace tiempo, ha tratado de encontrar relevo al frente del Ayuntamiento y lo ha pregonado a los cuatro vientos que debería ser así, que todas las historias tienen que tener un principio y un final y que quizás se necesitan caras nuevas con visiones diferentes y complementarias, que sigan engordando la vaca y esta vaca dé a su vez una ternera y así acabar teniendo más leche todavía, como en la metáfora del cuento.

Pero todos ustedes han conseguido convencernos de que hagamos un esfuerzo más, y nos han pedido que volvamos a liderar este municipio, y nos lo han demostrado con cariño y con confianza y con un apoyo masivo en las urnas.

Y si hoy este alcalde, acompañado por el resto de corporativos, ha dado este paso de jurar solemnemente ante todos ustedes el cargo, no lo hace solo porque ustedes se lo hayan pedido de forma masiva; no lo hace solo porque le hayan dado su cariño y su apoyo el día 26 de mayo con sus votos, y a lo largo de estos veinte años.

Lo hace también porque sigue teniendo ganas, ideas y proyectos ilusionantes para este pueblo, que todos ustedes han podido ver en el programa, y que tratará de hacerlos realidad en esta legislatura.

Pero eso no es todo, lo hace también y sobre todo, porque este alcalde, que es tan alcalde como el alcalde de Valladolid; humildemente, pero es tan alcalde como el alcalde de Valladolid o los de Madrid o de Barcelona; tiene el coraje y la determinación para enfrentarse a esos pequeños problemas que tiene este municipio y a los que antes he aludido, y para resolverlos de una vez por todas, con el apoyo de todos ustedes, y con la lealtad y colaboración necesaria que voy a tener de los colegas de los pueblos vecinos.

Muchas gracias a todos ustedes por su presencia. Se levanta la sesión.

Alfonso Gordaliza, Alcalde de Villafrades de Campos





Actualidad>
  • En recuerdo de nuestro vecino José María Ramos del Olmo (28/04/19)
    Ver más>

  • Semana Santa Villafradeña (13/04/19)
    Ver más>

Villafrades de Campos

Ctra Palencia-León km 39
47606, Villafrades de Campos(Valladolid), Spain

Email: info@villafrades.net
Fomulario de contacto >